martes, 21 de junio de 2011

Su adiós


Aun recuerdo aquella tarde, con un cielo gris con pequeños fragmentos azules en el cielo, un día de esos melancólicos por naturaleza, nos quedamos de ver desde un día antes con la naturalidad de siempre, hace mas de un año que salíamos y pensaba con toda mi inocencia que seria un día como otros tantos, en aquel momento y como siempre te amaba y sentía que todo estaba bien a pesar de las diferencias que teníamos, pensaba en que el futuro estaba a tu lado y que cualquier cosa que pasara siempre la resolveríamos juntos, que aplastaríamos gente pequeña.

Llegamos casi al mismo tiempo, nos tomamos de la mano como un reflejo y caminamos, sugeriste que nos sentáramos en la primera esquina que encontramos lejos del ruido de los coches, aun recuerdo que nos sentamos y te abrace, sentía que algo no estaba bien y mi nerviosismo crecía mas a medida de que te sentía fría, casi como ausente.

Empezaste a hablar y ahí es cuando me falla la memoria un poco, tus palabras parecían distantes, recuerdo frases como “ya no me siento a gusto” y “me aburro un poco” mi pequeño corazón se quebraba un poco a medida que seguías hablando, no podía concebirlo, pensaba que todo iba bien y ahora ante mi todo eso se derrumbaba.

Durante todo ese año ella había sido por completo mi vida, la amaba como no había amado a alguien y mi deseo mas grande era que fuera feliz, por desgracia aun mis mejores deseos no son nada comparados con sus deseos.

Recuerdo que quedamos en seguir en contacto, recuerdo que tenia roto el corazón y que aun así intente llevarte a la casa donde se estaba quedando, no llegue ni a la mitad del camino y me baje, aquellas nubes grises ya se habían convertido en lluvia intensa y camine desde ahí hasta mi casa, dos horas hice bajo la lluvia pensando en todo y en nada me sentía fuera de mi, después de aquel día yo me aferre a no perderla, ella empezó a no tener corazón y tuvimos un día que denomina un error ha sido todo nuestro contacto.

Son casi 2 años de aquel día y los “como” y “porque” me atormentaron durante casi todo ese tiempo, ahora solo me importa el “para que” y la respuesta que tengo es la que me deja más tranquilo “PARA QUE FUERAMOS FELICES”

1 comentario:

  1. Finales y comienzos la vida es un no parar de estos, recuérdalo siempre! :)

    Besitos!!

    ResponderEliminar