lunes, 5 de septiembre de 2011

Dibujando sueños


Apareciste un segundo en mis sueños, inmediatamente desperté agitado por tu visión, corrí a buscar un lápiz y papel con la intención de dibujarte, quería conservarte, hacerte mía aunque fuera en papel.

Me enamore inmediatamente de tu cabello largo, de tu figura que invitaba a explorarla, de tu mirada tímida y de todo lo que significabas.

Guarde ese dibujo por años convencido de que no era mas que una ilusión, un sueño de aquellos a los cuales estoy tan acostumbrado que no se realizaran, hasta que te vi, aquella mañana, te reconocí inmediatamente, eras mi sueño en persona, no sabia como acercarme, te conocía de años y sin embargo éramos totales extraños.

Me acerque lentamente, tantos años pensando este momento y mi mente en blanco, me coloque a tu lado y pedí tu nombre, volviste a mirarme con esa timidez que me hizo disipar la mínima duda que quedaba, eras tu, a la que estaba esperando.

Los días pasaron y mi dibujo tomaba forma, tomaba nombre, tomaba gustos, tomaba dirección, tu cabello tomaba olor, tu cuerpo no era mas una invitación si no un placer, tus labios no eran mas un simple trazo y esa mirada tímida tomaba profundida.

Los sueños que se cumplen son demasiado extraños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada