martes, 21 de septiembre de 2010

Lluvia testigo


Llega la lluvia, esa que convierte las tardes en melancolía, esa misma que parece llegar para limpiarlo todo, para que no quede rastros de ningún error o culpa, y cada gota que cae me llena de recuerdos, que son tan lejanos y distantes que parecen vidas pasadas, será que cada etapa de la vida es en si una nueva vida.

Y pareciera que cada una de mis vidas, de mis etapas empieza con un día lluvioso, los recuerdos son borrosos pero me llega una imagen estas tu llorando, y recuerdo un beso algo vago el ultimo que nos dimos antes de que el odio invadiera nuestros corazones(2006), recuerdo una decisión basada en muchos pensamientos y un sentimiento de ausencia, en no pertenecer a ese lugar (2003), recuerdo una búsqueda, un encuentro y “una pelea interna entre el debo y el quiero” que libre por mucho tiempo (2009), recuerdo una sonrisa la primera que vi en tu rostro escondiéndonos los dos de la lluvia cómplice de aquellos momentos en que te encontraba aquel día, para después perderte (2002), recuerdo aquel día que me aceptaron mojándome con gran orgullo sin dirigirme a algún lugar en especifico llegue al lugar al que siempre había querido (2005), aquel día en que decidiste que tenia que salir de tu vida estuviera o no preparado lo quisiera o no tu tomaste la decisión y me desterraste de tu vida solo para regresar otro día lluvioso un único día que llamas error (2009-2010)

Todos son momentos que hasta ahora han significado un cambio de dirección y que han definido lo que soy en esta vida, todos tienen su tiempo y su historia, pero hoy solo escribo que la lluvia ha sido mi compañera y testigo de todos ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada